11/Nov/20

Comprar cortinas: 6 claves que debo tener en cuenta antes de ir a mi tienda

Somos fans absolutos de las entradas de luz natural y por eso para nosotros ¡Cuántas más ventanas mejor! Pero, entendemos, que de vez en cuando es indispensable un poco de privacidad y qué mejor que unas lindas cortinas para conseguirlo. A continuación, te dejamos todos los pasos a seguir antes de acercarte a tu tienda a comprar cortinas.

1. Elige las habitaciones

Las ventanas son lo más importante a la hora de elegir cortinas

Lo primero a tener en cuenta por  más evidente que parezca, es centrarnos en qué habitaciones queremos vestir. De esta manera seremos capaces de percatarnos de todos los detalles que necesitaremos cuando vayamos a escoger nuestras cortinas.

Una vez sabemos qué habitaciones vestiremos, nos fijaremos en el tamaño de estas: ¿Son grandes o pequeñas? ¿Tenemos mucho espacio o poco? ¿Cuánto espacio queremos o podemos dedicar a las cortinas?

2. Elige los colores

Los colores de las cortinas deben estar coordinados con el entorno

En este punto es el momento de fijarnos en colores. Los colores de las paredes, los colores de los muebles y la decoración, y también el estilo general que tenemos. Si no tenemos porque es una habitación vacía, el que queremos proporcionar, te dejamos ideas en nuestro tablero de pinterest.

Tip: Existen muchas opciones cuando de colores, texturas, materiales y tonalidades se trata. Lo primero que debes tener en cuenta es el estilo de tu casa, pues si tu casa es rústica seguro que le irían muy bien unas cortinas a cuadros o con patrones mientras que si es minimalista quizás quieras comprar una linda tela blanca.

3. Observa  la luz

La cantidad de luz que tenemos es un punto importante

Ahora nos vamos a fijar en la cantidad de luz que nos entra por las ventanas, a qué horas tenemos esa luz y si nos da de manera directa o no.

Este es un punto importante para determinar el tipo de tela que escogeremos, su opacidad, caída, liso o dibujo...

4. Observa dónde irán las cortinas

El lugar donde colocaremos las cortinas es otra clave

Una vez que sabemos la cantidad de luz que nos entra por las ventanas, nos vamos a fijar en éstas. Son correderas, son abatibles, tenemos espacio encima de la ventana y a los lados, si es así cuánto espacio tenemos... Esto va a determinar que podamos poner estor, cortina, panel japonés, verticales. etc.

Tip: Poner galerías o bandós -de madera, metálicos o de tela- hará que la estructura de tus cortinas se vea mucho mejor pues tapará efectivamente aquellos, muchas veces feos u obsoletos rieles de metal.

5. El momento de tomar decisiones

La importancia de las cortinas en la estancia

Llega el momento de empezar a tomar decisiones. Toca decidir cuánta importancia le queremos dar a las cortinas. ¿Preferimos cortina o estor?, ¿queremos que ocupe una pared entera o por el contrario solo deseamos cubrir la/s ventana/s?. Una vez que sabes lo que te puedes poner en función del espacio que tienes encima de la ventana y a los lados de esta, toca que pienses ¿Qué es lo que te gusta? ¿Eres más de cortinas o te va más el panel japonés?.

También tienes que pensar si te gustan más las telas lisas o por el contrario te mueres por los estampados, y por supuesto, si te gusta poder ver a través de la cortina o prefieres un ambiente más íntimo.

Tip: NO olvides que si lo que quieres es más luz natural, la tela de visillo es siempre una gran opción, pues se trata de un material ligero y vaporoso.

6. Llegó el momento de pasar por la tienda

interior de nuestra tienda Prudencio Mateo Interiorismo

Ya tienes toda la información que necesitas para escoger la solución que mejor se adapte a tu hogar en todos los sentidos. Con el mejor asesoramiento conseguirás darles a tus habitaciones ese punto que estabas buscando. ¿A qué esperas para comprar cortinas?

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad